lunes, 18 de agosto de 2008

Las lombrices predicen movimientos telúricos, considera geólogo colombiano


Fue a comienzos de enero de 1999, año del terremoto en la zona cafetalera colombiana, que comenzó la investigación
La cantidad de lombrices muertas es un factor determinante para saber la magnitud, epicentro y profundidad del terremoto
Las lombrices salen de la tierra, antes de que se presenten sismos o terremotos, asevera científico

BOGOTÁ, COLOMBIA.- El geólogo colombiano Juan Manuel González Castaño cree que las lombrices pueden predecir con muchos días de anticipación los movimientos telúricos.

La hipótesis lo llevó a abrir en 2004 una investigación para establecer por qué las lombrices salen de la tierra, a pesar del riesgo de muerte, antes de que se presenten sismos o terremotos, publicó hoy el diario bogotano El Tiempo.

"Lo novedoso de la teoría de González es que sus lombrices dan “avisos” con cerca de 25 días de anticipación", señaló la versión, y agregó que "para sacar esta conclusión les ha hecho seguimiento a 27 sismos de más de cuatro grados en la escala de Richter, en un periodo de 45 meses".

La publicación indicó que el científico recuerda que en los primeros días de julio de 2005 "vio salir un batallón de anélidos que corría desesperado en los andenes de la urbanización en la que vivía".

González vive en Pereira, la capital del departamento occidental de Risaralda, una de las regiones alcanzadas por un devastador terremoto de 6.2 grados en la escala abierta de Richter que el 25 de enero de 1999 causó más de mil 200 muertos.

La mayoría de víctimas fatales era vecinos de Armenia, la capital del departamento vecino del Quindío y que quedó casi que destruida.

El 24 de julio de 2005, la localidad de La Virginia fue epicentro de tres movimientos telúricos con magnitudes superiores a los cuatro grados en la escala de Richter, en un lapso menor a los quince minutos.

El científico, de 44 años y experto en ciencias de la Tierra y el medio ambiente, lo mismo que en sistemas de información geográfica, ha relacionado los resultados de estas observaciones con la experiencia que lo condujo a esta investigación con lombrices de la familia de las "Amynthas corticis".

La versión destacó que la observación "le ha permitido (a González) concluir que cuando el epicentro está más cerca del sitio en que se hallen las lombrices, el tiempo de predicción puede ser de 35 días. Cuando es más lejano solo se puede predecir dos semanas antes".

Además, cree que "la cantidad de lombrices que aparezcan muertas es un factor determinante para saber la magnitud, epicentro y profundidad del terremoto".
"Pero, aún no existe una manera fiel y definitiva de probarlo", aclaró la nota, que señaló que el geólogo gestiona la presentación de su proyecto, al que ha dado el nombre de "Cuando las rocas suenan, las lombrices se mueven", ante agencias de Estados Unidos, como la NASA, y de Japón.

La teoría del colombiano es la de que "una especie de sonidos o vibraciones en las entrañas de la tierra, cuando las placas tectónicas tienen apenas sus primeras fricciones, las hace huir (a las lombrices) a buscar la muerte en la intemperie".