martes, 4 de agosto de 2009

Google ama a YouTube


Entre el 2008 y 2009, el sitio de videos ha incrementado sus ingresos de 3% a 13%; YouTube se ha convertido en el segundo motor de búsqueda en línea, sólo después de Google.com.


NUEVA YORK — Este sitio para compartir videos pierde dinero y ha fallado en su intento de atraer programación de calidad. Así que, ¿por qué Google le sigue inyectando dinero?

Podrías pensar que el triunvirato de Google - su director ejecutivo, Eric Schmidt, junto con sus cofundadores Sergey Brin y Larry Page,- está preocupado por YouTube. Casi tres años después de que desviaran 1,650 millones de dólares en acciones para adquirir el sitio de videos, YouTube repartió sólo un estimado de 240 millones de dólares en ingresos el año pasado y está en serio peligro.

YouTube es la plataforma de videos más grande del mundo. Los usuarios publican 20 horas de video cada minuto, un costo enorme para Google. La compañía no evade los gastos de YouTube, pero los analistas creen que gasta decenas de millones de dólares al mes sólo en la capacidad de red para presentar almacenar todos esos videos.

Y, sí, ¡hay buenos videos! Cuatro años después su lanzamiento, YouTube sigue almacenando el extenso contenido minorista que tanto atrae a las audiencias de nicho: videos de gatos en patinetas, bebés riendo, niños cayendo. También hay momentos para el público masivo,como el video de Susan Boyle en Britain's Got Talent, visto 71 millones de veces).

A pesar de los repetidos esfuerzos de Google, YouTube ha fracasado en su intento de crear un ambiente de contenido de videos profesionales, donde muchos publicistas quieren invertir ahora.

En vez de eso, los ejecutivos de Google han visto a su rival Hulu, una empresa conjunta de NBC de GE, FOX de News Corp. y ABC de Disney, catapultarse al éxito de igual forma entre consumidores y publicistas. Con su reproductor multimedia de lujo y una interfase que es tan cómoda como la televisión tradicional, Hulu se convirtió en el segundo sitio de videos más visto (después de YouTube) desde su lanzamiento en marzo de 2008, y comenzó a presentar episodios de Saturday Night Live y The Office. ¿Cómo intenta capitalizarse YouTube por medio del contenido profesional? A través de una barra en el sitio anunciando "Shows", hogar para programas como Hechizada. De verdad.

Aún así, Google no se va a retirar de esta adquisición "succionadora" de dinero. De hecho, la compañía madre parece estar duplicándose con YouTube. El año pasado, Schmidt movió silenciosamente a algunos de los mejores ejecutivos a las oficinas de YouTube. Los ingenieros han estado tentando la tecnología que libera el contenido de YouTube para facilitarle a los publicistas comprar enlaces de búsqueda patrocinados y al mismo tiempo, llevar publicidad en videos relevantes de YouTube.

Ahora el sitio es capaz de hacer dinero del 13% o más de sus videos, comparado con el 3% de hace un año. Patrick Pichette, el director financiero de Google, se sorprendió con el aumento de estas ganancias, diciendo que "podemos ver un negocio muy rentable y bueno".

Aún así, las ambiciones de Google para YouTube no tienen nada que ver con los preciosos videos de gatitos y la replicación viral de los videos. Estos aún andan en pañales en lo que respecta a la Web, pero están creciendo rápidamente. Las computadoras portátiles y los iPhones ahora tienen cámaras de video de calidad. Los cibernautas entran a YouTube en busca de videos que van desde cómo cocinar un pavo hasta el último video de Miley Cyrus. Los adolescentes usan el video mucho más que los correos electrónicos para enviarse mensajes y publicar comentarios en sus paredes de Facebook.

Así que, mientras Google intenta obtener ganancias de los videos que se encuentran en el sitio, actualmente está más interesado en asegurarse que la compañía se vuelva la principal plataforma que los consumidores empleen para almacenar, catalogar y ver todo el contenido de sus videos y comunicaciones. Por cierto, esto último es el tipo de poder de expansión que concierne a los rectores de la privacidad y los asuntos de antimonopolio.