viernes, 27 de junio de 2008

Microsoft inicia una nueva era sin Bill Gates

No será fácil pedirle a alguien que siga los pasos de Bill Gates ahora que este genio de las telecomunicaciones ha dejado de dirigir su gran creación, Microsoft, a tiempo completo.

El visionario Gates dio un paso a un costado para dedicarle más tiempo a su organización caritativa y a partir del lunes Microsoft tendrá que enfrentar la nueva realidad y buscarle solución a problemas que ni su propio fundador pudo resolver. Entre ellos se encuentra desbancar a Google en la internet al mismo tiempo que rechaza sus avances en el campo de la computación.

Cuando Microsoft anunció en el 2006 que Gates serviría como presidente de la junta directiva tan sólo a tiempo parcial a partir de julio de este año para dedicar más tiempo a su fundación caritativa, la compañía encargó a dos altos ejecutivos la dirección técnica de la empresa.

Sin embargo, las últimas declaraciones de Gates indican que Microsoft se va a enfocar en un grupo mucho más amplio de empleados para liderar y planear a largo plazo. Aún no está claro si la compañía logrará replicar su forma de pensar dentro de un ambiente corporativo tradicional. Ni siquiera se sabe si debe intentarlo.

Desde los inicios de Microsoft en 1975, Gates fue el genio programador de la compañía, su gurú tecnológico y su principal líder y autoridad a la hora de tomar decisiones. Su original estilo de trabajo incluía recluirse en una cabaña campestre para analizar documentos de empleados y reaparecer con un manifiesto como el famoso memorándum "El maremoto de la internet" de 1995, que podía cambiar el enfoque de toda la compañía.

Analistas y académicos dan crédito a Gates por haber considerado a la industria de programación como una máquina de hacer dinero, rompiendo con la idea que ese sector era tan sólo un pasatiempo, imposible competidor de la industria "hardware" o de maquinaria.

Gates es venerado por muchos ingenieros, a pesar de su tendencia a burlarse de ideas que no aprobaba. El empresario ha convertido a Microsoft en un poderoso monopolio que ha logrado hacerse más fuerte a pesar de las enormes pérdidas sufridas en juicios antimonopólicos en los Estados Unidos y Europa.

Durante una reunión de ejecutivos en la oficinas centrales de Microsoft en Redmond, Washington, Gates explicó que espera que sus aportes personales sean reemplazados ahora por proyectos de grupo que puedan manejarse a través de los propios programas de la empresa.

"Hemos creado algo llamado indagaciones", donde dividimos a nuestros clientes, y obtenemos a los que piensan mejor en estas cosas, tanto los más prácticos, como los ingenieros que escriben el código, como los investigadores que quizás se sienten más cómodos usando su imaginación, y los juntamos a todos", explicó Gates.

La verdadera naturaleza de las "indagaciones" --que se parecen más a una mesa redonda de nobles en época medieval que a tecnología punta-- no está clara. Microsoft rechazó contestar preguntas sobre el tema o permitir una entrevista con Gates. Incluso un analista que fue entrevistado con la condición de no publicar sus comentarios abandonó la sala confuso.

Sin embargo, algunos detalles han salido a la luz a partir de los comentarios de Gates a los dirigentes de la empresa y referencias a "indagaciones" en otros discursos. En mayo, Gates dijo que la compañía inició las "indagaciones" hace unos pocos años para poder diferenciar entre sus planes temporales y el ciclo de desarrollo regular del producto.

Las "indagaciones" se dividen en cinco categorías, dependiendo del tipo de cliente. Durante una presentación de PowerPoint, Gates emparejó a cada grupo de clientes con una descripción técnica: "Conectado, informado y productivo", para analistas de información y "Eficiente y en control", para profesionales de tecnología de la información.

Gates no dio ejemplos de "indagaciones" específicas, pero en discursos durante el 2006 y el 2007 se refirió al PC Comprimido, algo innovador que él dirigió durante una década pero que no ha logrado tener éxito en el mercado como "indagación".

Gates describió el proceso en la Cámara de Comercio Canadiense en febrero del 2007 de la siguiente manera: "En línea, publicamos lo que llamamos indagaciones y permitimos que cualquiera en la compañía que lo vea y que crea que es estúpido o que puede contribuir con algo, se incorpore. Creamos un ambiente de blog" donde todo el mundo puede expresar sus ideas".

Paul DeGroot, una analista del grupo independiente de investigación Direcciones de Microsoft, lo explicó de esta otra manera: "Básicamente se trata de reemplazar a un solo hombre con una colección de profesionales técnicos, ingenieros y grupos especializados en productos específicos".

Si las "indagaciones" reflejan las mismas ideas de Gates sobre el futuro, tal como ha indicado en el pasado el presidente de la compañía, Steve Ballmer, Microsoft puede tener problemas.

Al fin y al cabo, incluso con Gates en el timón, Microsoft tiene que resolver complicados rompecabezas. Internet ha cambiado la manera de distribuir aplicaciones de programas e incluso cuestionado su utilidad. Microsoft ha tenido que sudar para actualizarse en aparatos con música y el último sistema operador de Windows Vista acabó desplomándose en el mercado. La compañía incluso se ha tambaleado con sus herramientas de búsqueda en Internet y en el ámbito de la publicidad, culminando con la quijotesca propuesta de compra de Yahoo por 47.500 millones de dólares.

"Algunos de los especialistas técnicos puede que estén mejor preparados que Gates para liderar con la próxima generación de computadoras", señaló Michael Silver, un analista de Gartner que ha cubierto Microsoft durante una década.

George Colony, director ejecutivo de Forrester Research, cree que sería un error el que Microsoft intentase perpetuar el pensamiento de Gates.

"Seguirán a la sombra de Bill Gates y no harán cambios grandes", dijo. "O respirarán hondo y dirán, haremos las cosas según nuestro parecer". Tal vez decidan romper con el pasado, no tratar de replicarlo".