sábado, 12 de enero de 2008

10 REGLAS PARA TENER UNA PAGINA DE INTERNET CHIDA CHIDA.


1. No sea excesivamente original, no se deslumbre por lo creativo, ni por un diseño gráfico que le encorsete rígidamente cualquier cambio. Publique un sistema que sea fácilmente modificable en su conjunto y en cada página. Huya de los excesos tan deslumbrantes del flash, las imágenes (gif, jpg…) los buscadores no las leen, ni las consideran con la misma facilidad. No pague cosas deslumbrantes que le harán invisible en Internet.

2. Cualquier página o sitio web es un minúsculo grano de arena de una playa. Haga su sitio web pensando en los buscadores y en los usuarios. Introduzca contenidos interesantes que atraigan usuarios y clientes potenciales más allá de los ya usuales para la empresa. Destierre el tentador principio de situar a la empresa como centro de la información. Debe ponderar el protagonismo del cliente y el producto como centro de todo.

3. Aplique los viejos principios del marketing (tales como, el cliente siempre lleva la razón, la calidad del producto, etc.). El cliente sigue siendo cliente, aunque se le llame en este ámbito “usuario”…. Aplique con los criterios de realismo y de la eficiencia de siempre, las nuevas y potentes herramientas al servicio de esta filosofía (interactividad, feedback, blogs, encuestas etc.).

4. Mantenga el control de la información y de los servicios de la web de su empresa. Conserve su sistema web en términos simples de tal forma que su dependencia de un equipo técnico no le condicione la introducción de cambios.

5. No haga un compartimiento estanco entre la tecnología y su empresa. Integre ambas a todos los niveles posibles. No admita la especialización como excusa, fomente la empatía y la formación complementaria en los principales departamentos de su empresa.


6. Huya de cualquier idea perfeccionista inicial e intente progresar introduciendo cambios continuamente. Trabaje a diario, piense en su web a diario, acometa metas específicas referidas a las diferentes vertientes de su empresa. Comprométase usted y su equipo (sea a nivel directivo o de especialistas) a trabajar e introducir cambios continuamente en su sitio web.

7. Si es el dueño, presidente o consejero delegado de su compañía intente, a través de su vinculación con los cambios y en un plazo razonable, dirigir su compañía a través de su web. El “espacio presencial y virtual” de la empresa deben converger en uno sólo. Y un buen planteamiento o estrategia del segundo puede hacer posible una revolución del primero en términos de productividad, ventas, ingresos, beneficios… Piense en términos de clientes, e insisto, de productividad.

8. Lea algo sobre el tema diariamente, familiarícese con cosas como “la web 2.0”. Será consciente de los logros y de la capacidad de innovación que tiene Internet en el mundo de la empresa. Le permitirá ir introduciendo una mentalidad en los cuadros de trabajadores de su empresa, propicia para el aprovechamiento de unas valiosísimas herramientas.

9. Aplique el lema de la moderna gestión del conocimiento “el conocimiento que se comparte, crece” en contraposición con el clásico “la información es poder”. La información cerrada suele quedar obsoleta en muy poco tiempo. Intente ser competitivo en un espacio abierto, “tensione” a sus equipos para que trabajen compitiendo en la innovación continua (mirando a la competencia, al conjunto de la red y al propio potencial endógeno).

10. No espere mucho de Internet si encarga unas páginas web a terceros y las deja “aparcadas” en la red. Únicamente habrá “virtualizado” la imagen de su empresa por algún tiempo, pero sea consciente que aprovechará solo un porcentaje muy reducido de su potencial.
Para terminar le daré el consejo más importante de todos, no me haga caso en absoluto, aprenda por usted mismo.
Andrés Pedreño Muñoz

Hasta mañana. Sinceramente.
Abel, הבל, هابيل, Habelo, 亞伯, アベル, Авель