lunes, 14 de enero de 2008

NUEVO INVENTO AUTOMOTRIZ. El auto que solo necesita AIRE. El Motor de Aire Comprimido MDI


Tras catorce años de estudio, Guy Nègre ha conseguido desarrollar un motor que puede convertirse en uno de los mayores avances tecnológicos de este siglo. Su aplicación a los vehículos CAT's aporta grandes ventajas tanto en su coste económico como su coste medioambiental. Con la incorporación de la bi-energía (Aire comprimido + combustible), además de la monoernergía (Solo aire), los vehículos CAT's han aumentado su autonomía hasta cerca de los 2.000 km, con una contaminación nula en ciudad y muy reducida fuera del área urbana.
A su vez, las nuevas aplicaciones del motor MDI abren multitud de posibilidades en campos como la náutica, co-generación, motores auxiliares, grupos electrógenos, etc. El aire comprimido es un nuevo vector energético que permite, de forma viable, la acumulación y el transporte de la energía.
MDI está muy cerca de iniciar la producción en serie de motores y vehículos y se financia con la venta y cesión de licencias de fabricación de sus patentes en todo el mundo.
No es fácil para un inventor poner en el mercado su producto. Y cuanto mayor es el cambio tecnológico propuesto, mayor es la dificultad que entraña. En ese sentido nos sentimos muy afortunados, dado que no todos los proyectos han conseguido tanta financiación privada como el nuestro, lo que nos ha permitido doce años de investigación y preparación de nuestra próxima salida al mercado.

Para invertir hay dos cuestiones fundamentales: elegir un buen proyecto y elegirlo en el momento más adecuado. Invertir en nueva tecnología siempre entraña más riesgos que, por ejemplo, invertir en bienes inmuebles. Pero también el beneficio es muy superior. En inmobiliaria, doblar el capital en un corto plazo es un fantástico objetivo. En nuevas tecnologías, los beneficios de nuestra inversión pueden multiplicarse por 10.000. Por esa razón algunos expertos en patrimoniales aconsejan que un 10 % del capital total se invierta en nuevas tecnologías, puesto que, aunque el riesgo es más alto, también puede ser la fuente de los mayores beneficios.

Los últimos 2 siglos nos han demostrado que un invento o una aplicación científica presentada en el momento oportuno es una gran fuente de beneficios y durante muchos años. Recordemos en este sentido el éxito actual de proyectos desconocidos o ignorados en el momento en que se inventaron y desarrollaron: el avión de los hermanos Wright, el entorno gráfico para ordenadores de Bill Gates, la bombilla eléctrica de Edison, la radioactividad de Marie Curie, el teléfono de Graham Bell, ...

En todos estos casos había un germen reconocible: un cambio de tecnología debido a una nueva aplicación de los conocimientos. Veamos el caso de la aviación: cuando los hermanos Wright empezaron a construir los primeros prototipos de aviones, nadie hubiera apostado un solo dólar por ellos. Cuando volaron por primera vez, algunos pocos entendieron la importancia del invento en el futuro y apostaron por esta tecnología, puesto que en aquel momento, todavía estaban desarrollando el invento. Y cuando se empezó a desarrollar la aviación comercial, ya empezaban a existir grandes compañías aéreas y era tarde para invertir. Aquellos que apostaron por aquel invento embrionario montaron grandes industrias y algunas de ellas siguen funcionando hoy en día.

MDI es un negocio de rápido crecimiento ubicado en el campo de los cambios drásticos de tecnologías (Véase: TV Color, aviones a reacción, ordenadores, bioquímica, genética,...). Se trata de una inversión de alto rendimiento por su novedad y exclusividad (Véase: Telefonía móvil) y de bajo riesgo ya que la inversión inicial es muy baja. El negocio se ubica dentro del campo de las nuevas tecnologías, es decir en el segmento de más alto crecimiento de las bolsas. El motor de gasolina tiene dos siglos y comparándolo con el motor MDI, se vuelve tan obsoleto como la televisión en blanco y negro cuando salió el color en las pantallas, como los ordenadores en modo texto cuando llegó el entorno gráfico, como el caucho cuando llegó el plástico, o como la máquina de vapor cuando llegó el motor de explosión.

Existen otros competidores para nuestro motor de aire comprimido, tanto en su aplicación a un vehículo como en todas sus otras aplicaciones como nuevo vector energético. Aunque el coche eléctrico no parece que tenga un mayor futuro, en general se ha decidido apostar por el motor de hidrógeno, así como en su día se decidió apostar por el motor de explosión. Nuestra pretensión no es competir ni desbancar la célula de combustible. Tan solo pretendemos ser una buena alternativa, sobre todo para el tráfico metropolitano, si bien, con nuestro nuevo motor bienergía pasamos a competir con el gran mercado. En cuanto a los otras aplicaciones del motor, para náutica, co-generación, etc, los competidores nos irán surgiendo en la medida que incorporemos nuevos productos al mercado.


El momento de invertir

Muchas son las empresas que muestran interés por el motor de aire comprimido MDI y sus coches dispuestos para salir al mercado. Tan solo desde nuestra oficina comercial de Barcelona hemos podido mostrar los coches o enviar información confidencial a varios miles de empresas, instituciones o personas con posibilidades de invertir en el proyecto que nos lo han solicitado. La gran mayoría de ellos ha pensado que es más prudente esperar a invertir cuando esté más cercana la puesta en el mercado del coche. Dicho de otra forma, esperar a ver si nosotros solos somos capaces de sacar el coche y entonces, sobre seguro, invertir.

Entendemos que, financieramente hablando, es una posición muy sensata. Pero no es la más adecuada por dos razones principales: La primera es que, si todo el mundo pensara lo mismo, difícilmente podríamos avanzar, ni siquiera hubiéramos llegado hasta aquí. Estamos aquí tan solo gracias a las 300 personas, un poco más arriesgadas, que hemos tenido pruebas suficientes como para decidir poner en el proyecto parte de nuestro capital. La segunda razón por la que es un error pensar que ahora "no es el momento adecuado para invertir", es que puede que el momento no vuelva a producirse. Si en MDI estamos desprendiéndonos de derechos de fabricación y otros acuerdos comerciales es solo por que lo necesitamos. Y obviamente, cuando el coche esté en el mercado, dejaremos de necesitarlo. Todo aquel inversor que piensa que podrá comprar una licencia, que ahora le hemos ofrecido, cuando el coche esté ya en la calle está equivocado. Esa licencia ya no estará a la venta puesto que, cuando hayamos iniciado la producción, se nos desbloquean numerosos contratos que nos aportan el dinero necesario para dejar de vender derechos de fabricación y de copyright. MDI necesita que inviertan ahora, cuando necesita poner su producto por fin en el mercado. Y eso es solo una cuestión económica, ni técnica ni productiva, está todo preparado. El hecho de poder entrar en el negocio ahora es una oportunidad que es muy probable no vuelva a repetirse en el futuro.

Pensamos que éste SI es el momento más adecuado por dos razones. La primera que en estos momentos concretos estamos dispuestos a ceder grandes participaciones por poca inversión. Y la segunda es que hoy por hoy ya tenemos las suficientes garantías de que el producto es una realidad. No tenemos tan solo dibujos, tenemos fotos. Claro que hasta que el coche no lleve 5 años en el mercado, no sabremos exactamente como se va a desarrollar su mercado, pero es ahora cuando buscamos los socios que serán nuestros futuros compañeros de viaje. Las fórmulas de asociación son muy variadas y no es necesario invertir grandes capitales, dado que los proyectos de fabricación serán autofinanciables. Todo un mercado necesitará ser cubierto y ahora es el momento ideal de posicionarse.

Numerosas licencias de fabricación, otras tantas de distribución, mercados periféricos, etc. están disponibles para todo el mundo. Ofrecemos a casi cualquier empresa, especialmente en todas aquellas de los mismos sectores o que aporten un valor añadido, la posibilidad de participar en el negocio MDI. Podemos enviarles mayor información o bien invitarles a visitar nuestras instalaciones en Francia, donde disponemos de una decena de prototipos de coches, dos de ellos equipados con su correspondiente motor listo para realizar demostraciones ante cualquier inversor. Disponemos también del primer prototipo de generador eléctrico, listo para ser encendido y alimentar una serie de focos, corroborando así los cálculos energéticos realizados por el Sr. Guy Nègre. Y por último disponemos de un tractor industrial de arrastre, fabricado recientemente por la venta de esta licencia, para su fabricación en Italia.

Invertir sabiamente. Hasta mañana. Sinceramente