domingo, 2 de marzo de 2008

Una clara muestra de la mayor debilidad humana, es la ambicion. (Abel Desestress)


Microsoft rebaja el precio de Vista para tratar de impulsar las ventas


No hay duda. Microsoft quiere convencer a los usuarios de las bondades de su Windows Vista, hasta ahora reticentes a dejar Windows XP, la anterior versión del sistema operativo de la empresa. La compañía busca dar un impulso a Vista. Con ese objetivo, ha decidido rebajar en todo el mundo el precio de las licencias que se venden en las tiendas minoristas entre un 20% y un 48%, dependiendo de la versión.

La reducción de los precios va a coincidir en el tiempo con el lanzamiento de Vista Service Pack 1, la primera gran actualización del sistema operativo, que incluye nuevos elementos de seguridad y otras mejoras.

Con estos movimientos, y según coinciden muchos expertos, Microsoft quiere impulsar las ventas, tanto en los países desarrollados como en los mercados emergentes, donde Vista ha chocado con la piratería (en China roza el 82%, según datos de IDC) y con la expansión de otros sistemas operativos de software libre como Ubuntu.

La compañía de Bill Gates insiste en que Vista ha tenido un gran éxito desde su llegada al mercado a principios de 2007. Rosa García, presidenta de Microsoft Ibérica, dijo esta semana durante la presentación de Windows Server 2008 que hasta la fecha se han vendido 100 millones de copias en todo el mundo.

La rebaja del precio viene en un momento de polémica en EE UU por las posibles ayudas que Microsoft dio a Intel en el lanzamiento de Vista. En 2007, un grupo de usuarios de EE UU decidió presentar una denuncia contra la empresa de Bill Gates tras comprobar con decepción que los PC que habían comprado y que supuestamente estaban preparados para utilizar Vista (según indicaba en una pegatina adherida a los mismos) no podían correr dicho sistema operativo.

Al parecer, Microsoft ha admitido en varios emails internos vistos durante el litigio que, para favorecer a Intel, calificó los chips 915 de esta compañía aptos para sostener Vista, cuando previamente se había descartado esta opción. Según los denunciantes, el cambio de criterio permitió al gigante de los procesadores poner esos chips en ordenadores que se vendieron a un precio más bajo pero con el reclamo de que podían ser útiles para el citado sistema operativo. La venta de estos equipos habría ayudado a Intel a elevar sus ingresos y cumplir sus estimaciones de resultados trimestrales.

Enrique Dans, profesor de Tecnología del Instituto de Empresa, critica duramente en su blog esta maniobra que, en su opinión, tiene 'mucha lógica sobre todo en un producto como Vista que en su inmensa mayoría es vendido por Microsoft como licencias a fabricantes de PC mientras que es adquirido en muy pocos casos por usuarios individuales dispuestos a utilizarlo en sus máquinas'.

Dans añade que si quien compra las licencias es el fabricante de ordenadores, que posteriormente las cobra a sus clientes, 'Microsoft puede tener la tentación de favorecer con sus acciones al primer eslabón de la cadena, en lugar de intentar satisfacer las necesidades de sus clientes'. Ahora, Intel y Microsoft se enfrentan en la citada demanda a posibles indemnizaciones para las personas afectadas.